Condiciones de alquiler

El chalet se alquila con fines vacacionales directamente del propietario al inquilino. El contrato de alquiler se concluye con la confirmación del posible inquilino (por teléfono, en línea o por escrito) y la confirmación de la reserva por escrito del propietario. En el caso de que el depósito o el pago final no se reciba en las fechas indicadas en la confirmación de la reserva, el propietario se reserva el derecho de rescindir el contrato de alquiler.

En caso de anulación por parte del inquilino o de rescisión del contrato por falta de pago del alquiler, se incurrirá en gastos de anulación que ascienden al 50% del alquiler; en caso de anulación con más de un mes de antelación al inicio del período de alquiler, se deberá abonar la totalidad del alquiler. Se recomienda encarecidamente contratar un seguro de cancelación.

Si las leyes en España o en el país de origen del inquilino imposibilitan el viaje (por ejemplo, a causa de la pandemia de Covid) los pagos ya realizados se reembolsarán al 100%.

El inquilino paga una fianza de 300 euros en metálico al instalarse, que se le devolverá inmediatamente al abandonar el inmueble sin ningún tipo de desperfecto, una vez liquidados los gastos de electricidad del aire acondicionado y la calefacción. La limpieza final (150 €) se paga en el momento de la mudanza.

La ocupación máxima es de 8 personas en las 4 habitaciones dobles. Una ocupación con más personas está expresamente prohibida y conlleva la cancelación inmediata del contrato de alquiler y la evacuación de la villa. Las excepciones (por ejemplo, niños pequeños en una cuna) deben acordarse por escrito. La villa no es un lugar de fiesta sino una casa de vacaciones para una estancia habitual. La casa, el mobiliario y las instalaciones exteriores deben tratarse con cuidado.

La piscina infinita está situada directamente frente a la terraza solar y no se puede cerrar. Los niños (especialmente los niños pequeños y los no nadadores) no pueden utilizar la piscina y la terraza circundante sin supervisión bajo ninguna circunstancia. Los bordes de desbordamiento y los canales de recogida no pueden ser pisados (peligro de caída).

Los daños, la falta de equipamiento y otras quejas deben ser comunicadas por el inquilino inmediatamente al propietario o al representante in situ, para que tengamos la posibilidad de poner remedio.

El inquilino es responsable de la totalidad del alquiler, así como de los daños culpables en el objeto de alquiler. El inquilino asegura que tiene otra residencia y que alquila la casa de vacaciones sólo temporalmente como alojamiento vacacional. Se excluye expresamente el alquiler como residencia.

El inquilino acepta que una o dos veces por semana un representante del arrendador entre en la vivienda para el mantenimiento de la piscina y el jardín.